lunes, 12 de octubre de 2009

El nacimiento del Rio Nora, segunda parte

En el segundo intento de cumplir nuestra promesa el arco iris nos da la bienvenida al alto de La Campa que es el lugar elegido para iniciar la búsqueda en esta ocasión.
El arco iris en el concejo de Sariego
Por fin llegamos al lugar denominado Valvidares. No parece muy concurrido, el cartel tiene algo de abandonado y hay que retirar la maleza para descubrirlo y leer que este es el sitio donde se puede encontrar la Fuente del Nora que nos anunciaba el cartel del barrio de Nora.
Cartel de Valvidares
Nada haría pensar que estamos ante el origen del Rio Nora, al fondo, bajo una nozal, se encuentra la Fuente del Nora. Vamos allá.
El entorno de la Fuente del Nora
Una corta caminata a través de los prados y rodeados de caballos y vacas nos llevan a la fuente:
Cerca de la Fuente del Nora
Ahora se puede ver el estado actual de la fuente, dos abrevaderos improvisados reciben las primeras aguas del Rio Nora para calmar la sed del ganado de la zona.
Vista de la Fuente del Nora
Y esta es la fuente, un pequeño manantial del que surge un chorro diminuto.
La forma de la piedra es de lo más singular.
La Fuente del Nora en octubre de 2009
Para los que no se fíen de lo del tamaño diminuto ahí va una fotografía en la que se puede comparar el tamaño de la fuente del Nora con uno de los valientes excursionistas:
El tamaño de la Fuente del Nora en Octubre de 2009
Dicho y hecho, gracias a las indicaciones de algunos mapas del Instituto Geográfico Nacional y a la ayuda de unos vecinos de Sariego hemos llegado al origen del rio.
Esta fuente es el origen que da nombre al rio pero a lo largo de su tránsito por el concejo de Sariego el rio Nora recibe agua de otros manantiales y fuentes y de varios arroyos y riachuelos, y va aumentando su caudal hasta llegar al concejo vecino de Siero.

1 comentario:

  1. ¿podría indicar mejor como se llega hasta allí?

    ResponderEliminar

Los comentarios de este Blog están moderados, el autor del blog se reserva el derecho de aceptarlos o no sin razón aparente ni previo aviso.
Todas las aportaciones son bienvenidas.